Policía Municipal, especulación y desvergüenza política.

Las Plataformas de Afectados de Madrid y Leganés convocaron en apoyo del afectado de desahucio  por orden judicial que debería llevarse a cabo hoy, en la calle Sánchez Barcáiztegui, 38, en el distrito Madrileño de Retiro, del que es Concejal Delegado el señor Murgui.

El afectado recibió hace unos días un escrito de este concejal en el que le indicaba que estaba en conocimiento de la orden de lanzamiento y le comunicaba el domicilio de los Servicios Sociales del distrito y,  si era cuestión de problemas hipotecarios, acudiera al Servicio de Asesoramiento y Emergencia Habitacional. Ese lugar en el que los bancos logran importantes beneficios a costa de los casos hipotecarios en los que se instruye en la entrega de la vivienda, la dación en pago, con todo tipo de artes y pagado con fondos municipales.

Sin embargo el asunto de este desahucio es de otro tipo, no es cáncer hipotecario. Es cáncer especulativo de alquiler. El propietario del inmueble, y de otros muchos, quiere que el inquilino, Julio, se vaya sí o sí. El objetivo maximizar el momento especulativo de los  alquileres en una zona en la que esto es lo generalizado. Para esto no hay asesoramiento municipal. Y, lo que es peor, no hay posición política frente a la expulsión de cientos de vecinos, muchísimos de avanzada edad.

En este distrito y el resto ocurre que  la Policía Municipal acude a domicilios, diecisiete veces al día, de lunes a viernes, con la misión de escoltar las acciones judiciales  de terror derivadas de este momento especulativo, como con las ilegales ejecuciones hipotecarias. Y hoy también ha sido así. A la hora prevista, antes de que llegara la Comisión Judicial los casacas azules del Ayuntamiento de Madrid hicieron acto de presencia, procediendo de manera incontrolada a empujar a los allí reunidos que tranquilamente esperaban. La situación se ha tensado innecesariamente. Pero, como luego reconocieron los armados uniformados, llevaban instrucciones, pues les dijeron que “en el lugar había personas peligrosas”.    Unos de los asistentes es Senador, que junto a otros presentes ha tenido que protegerse del  actuar de estos funcionarios públicos.

El desahucio se aplazó finalmente una semana.

¿Quién animó el comportamiento de los guardias? ¿Qué responsable político se apunta el tanto negro de lo ocurrido?  ¿El Concejal de Seguridad, señor Barbero? ¿El Concejal Delegado del Distrito, señor Murgui? Este último tenía desplazado en el lugar a un asesor de su confianza. Papelón el de este contratado. Una asistente le ha preguntado si era del PP, a lo que  ha respondido que no. “Pues está claro que estás de parte de los que atropellan” le ha respondido otro presente.

¿Y la señora Carmena? ¿Tendrá algo que decir de estas expulsiones generalizadas de los barrios centrales de los vecinos inquilinos con menos posibilidades?  Gentrificación lo denominan los técnicos en desarrollos urbanos.  Desvergüenza política lo llamamos nosotros, como la alianza municipal con los bancos para todo lo referido al expolio hipotecario.

¡Qué no, qué no nos representan!

Y los de la oposición silenciosa menos.

 

Madrid, 6 de febrero de 2017

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.