DÍA TRAS DÍA EN PAH MADRID 26-1-2018

El jueves veinticinco hemos estado  de nuevo en la calle. Frente al Congreso de los Diputados. Hemos recordado a los afectados por la crisis financiera que pudieron haberse quitado la vida. Estimamos en más de quince mil los suicidios imputables al terrorismo financiero. Como en otras ocasiones estaban informados todos los grupos parlamentarios, todos los diputados con correo electrónico. Además, esta convocatoria coincide con el periodo de espera de respuestas y valoraciones de los ocho documentos registrados ante esa Cámara con propuestas y solicitudes respecto de las consecuencias derivadas de la crisis financiera y del expolio hipotecario.

 

La Diputada de Ezquerra Republicada de Cataluña, Esther Capella,  se reunió con nosotros el rato que pudo para volver acto seguido  a la comisión de seguimiento parlamentaria  de la que se había ausentado. También nos saludó el técnico de Izquierda Unida, Juan Moreno, con el que tuvimos la semana pasada una reunión por los documentos antes referidos. Compromís,  y PNV se excusaron al estar sus parlamentarios en Madrid o haber uno solo y en comisión. Los demás dijeron que pasaban comunicación a sus miembros, cuando les recordamos telefónicamente que estábamos frente a los leones de la fachada principal.

Seguimos a la espera de las consideraciones de los diferentes grupos parlamentarios. También de algunos partidos, PSOE y PODEMOS. A los cuales se les va a seguir insistiendo de forma fehaciente.

El viernes surgió la noticia provocada por el mamarracho y Director General de Caixabank, Caixaborbonk para nosotros y otros.  El trajeado directivo se despachó en la sede del IESE con unas manifestaciones que damos por seguro han sido previamente consensuadas con otras entidades. Aquí no se da puntada sin hilo. Y a estos bandidos y banqueros se les empieza a ver nerviosos, además de la prepotencia que siempre han exhibido.

   

Nosotros el 7 de febrero acudiremos al domicilio de Caixaborbonk en Madrid, su delegación territorial y oficina, en Miguel Ángel, 32, de 11 a 14 horas. Con nuestra parafernalia cartelera y musical.

En la asamblea de hoy han entrado siete casos nuevos. Tres son de la Caixa. A todos ellos les quieren echar de la casa. La diferencia entre La Caixa y el resto de las entidades no existe. El alma de la Caixa no es azul estrellita, es negra como el tóner de las impresoras que imprimen las demandas de ejecución que impulsan, ahora procedimientos ordinarios. Negra como la del resto de las entidades financieras españolas, junto a las que han hundido este país con la colaboración de los gobiernos en alternancia.  Negra como las togas de los jueces que retuercen o incumplen las leyes nacionales y la jurisprudencia europea. Negra como el color de las botas y pistolas de los policías que defienden sus intereses cuando acompañan a las comisiones judiciales a expulsar a las familias de sus viviendas.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.