PAH Madrid reclama ante el Congreso la condonación de las deudas

La Crisis financiera y la estafa hipotecaria han provocado desde 2007 más de setecientas mil ejecuciones hipotecarias. Familias, autónomos y pequeños empresarios han visto y ven como dichas ejecuciones hipotecarias arrasan con sus viviendas, locales de negocio, naves, empresas.

Tras años pagando sus cuotas, los órganos judiciales más implicados en defender las prebendas de los acreedores antes que los derechos de los consumidores, arrebataron y arrebatan el patrimonio inmobiliario de decenas de miles de familias, incluso prescindiendo, en la mayoría de los procedimientos, de considerar la jurisprudencia del TJUE, el fraude de ley que supone incluir en un contrato de adhesión el vencimiento anticipado que contempla el apartado 2 del artículo 693 LEC, y que la práctica totalidad de las hipotecas están o estuvieron titulizadas y que, por ello, las entidades financieras denunciantes carecen de toda legitimidad activa para reclamar las deudas en su propio nombre.

Miles de familias, autónomos y pequeños empresarios perdieron todo el capital amortizado, junto con el bien inmueble que garantizaba lo prestado y, además, quedaron con deudas que impiden retomar la vida con un mínimo de dignidad, imposibilitando, en muchos casos, una nueva oportunidad de actividad emprendedora.

Muchas de estas deudas han sido o son vendidas a terceros con escandalosas quitas superiores al noventa por ciento del valor nominal de las mismas.  Tras ello, estas mercantiles o profesionales del buitreo inician o encargan el acoso a las familias, autónomos o pequeños empresarios para el cobro de tales cantidades que, en realidad, ellos no han desembolsado. Bien a los titulares de la deuda ejecutada, bien  los avalistas si los hubiera.

Los afectados, que perdieron la garantía hipotecaria por el correspondiente procedimiento de ejecución, pudieron solicitar la condonación de las deudas tras las subastas, abandonando voluntariamente el inmueble. Algunos lo consiguieron, pero la gran mayoría arrastra una deuda incompatible con una vida digna, con una segunda oportunidad.

Otro importante colectivo es aquel que aun habiendo entregado la vivienda y perdiendo lo pagado, quedó con un remanente menor,  con respecto a los citados en el anterior párrafo, pero cantidades que injustamente lastran la vida de esos afectados.

PAH Madrid requiere de los grupos parlamentarios y de los partidos que los sustentan tomen iniciativas políticas y legislativas:

  1. Para la condonación de las deudas pendientes tras los casos de ejecución hipotecaria o entrega pacífica de la vivienda en  cualquiera de las formas en que se haya llevado a efecto.
  2. Para que las entidades comuniquen fehacientemente a los afectados a qué entidad han vendido la deuda, cuándo y por cuanto.

Tras todo lo aquí expuesto consideramos que si se puede dar a las familias, autónomos y pequeños empresarios, víctimas de la crisis financiera y la estafa hipotecaria, una nueva oportunidad vital.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.