Proceso a la Banca Española. La lucha sigue.

Hemos finalizado la primera fase del “Proceso a la Banca Española”. Diez meses de preparación, de coordinación de ideas y actos, que reunido a decenas de personas en la materialización última.

A partir de este momento, desde lo testificado, desde lo sancionado, seguirá el trabajo para conseguir recuperar los derechos arrebatados a la ciudadanía por el poder financiero y sus cómplices judiciales y políticos.

La representación ciudadana presente en el “Proceso a la Banca Española”, desde sus diferentes papeles, ha sentado las bases con su veredicto popular pars seguir reclamando Juicio y Castigo para los culpables.

6CARASPresidente del Jurado popular da el veredicto

El Presidente del Jurado Popular investido por el pueblo, y de acuerdo a los debates de los jurados de Madrid y Barcelona y vistas y oídas las declaraciones de los directamente perjudicados, de los expertos peritos y el testimonio de eminentes eruditos, declaramos a los 21 acusados responsables de la banca española de malas prácticas y del hundimiento de las finanzas del país. Los declaramos: INOCENTES YA QUE TODO LO EXPUESTO Y ACREDITADO EN ESTE PROCESO NO ES DELITO EN ESPAÑA. Las leyes españolas están hechas a la medida para el uso y disfrute de una oligarquía que transita del régimen anterior otorgándose una impunidad absoluta. Ha tenido que ser el pueblo de la nación española quien lleve a juicio a los causantes de tanto mal a la población y al tejido productivo. Hemos visto y escuchado testimonios escalofriantes en primera persona, hemos escuchado a los comparecientes relatar los tejemanejes de la banca para desplumar, sin contemplaciones, al “apreciado cliente”, hemos visto y escuchado como el legislativo, el ejecutivo y el judicial, hacen leyes, gobiernan y sentencian en favor de la oligarquía bancaria que domina los resortes del poder. Con las leyes del sentido común provenientes de la sabiduría popular las conclusiones del jurado son otras: los 21 acusados responsables de la banca española se merecen juicio y castigo por lo que les declaramos CULPABLES. También a los responsables políticos los consideramos colaboradores necesarios de ésta oligarquía sin entrañas y los declaramos CULPABLES con el agravante de traición al pueblo español. El Jurado ha quedado consternado por lo presenciado en este juicio popular que adicional a los aspectos didácticos ha abierto los ojos a una población dormida.

TRIBUNAL POPULAR

EL PUEBLO CONTRA LA BANCA ESPAÑOLA

S E N T E N C I A  IN VOCE

En las ciudades de Madrid y Barcelona a uno de abril de dos mil diecisiete

El Presidente del Jurado Popular investido por el pueblo, y de acuerdo a los debates de los jurados de Madrid y Barcelona y visto los presentes autos de este Juicio a la Verdad instados por personas de buena fe, en nombre propio o en representación de asociaciones y plataformas resuelven dictar las siguientes conclusiones:

PRIMERO.- Ciudadanos españoles, en su nombre propio o representando a asociaciones, plataformas, grupos reivindicativos, mareas, sindicatos interpusieron querella criminal contra la Banca española, alegando que es responsable del hundimiento de las condiciones de vida del país. La concentración de poder y la impunidad con que lo ejerce, ha dado a la banca una posición de hegemonía que profesa en beneficio propio relegando a la ciudadanía a una constante pérdida de sus derechos. Nos tendremos que referir a hechos de mostrables como cuando se consumó el relevo en la jefatura del Banco de España del saliente Gobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Compareció en la comisión de Economía en el Congreso de Diputados y nos tuvo que sorprender, que a preguntas de sus señorías acabara por manifestar que “No quieren que hable”. ¿Como es posible que el máximo responsable de la supervisión bancaria se salga por la tangente en un asunto tan capital? ¿Cómo es posible que se aplique la ometá mafiosa en un Estado de derecho? ¿A quien beneficia este silencio espeso? Estas preguntas y otras más deben quedar resueltas. Fernández Ordóñez, dijo textualmente lo siguiente: “el problema bancario español se engendró durante los años de expansión desmesurada en los que se produjo un aumento extraordinario del crédito del endeudamiento privado así como la pérdida sistemática de competitividad en relación con los países de la zona euro, lo que generó un déficit corriente sistemático que tuvo que ser financiado con deuda externa. Este proceso arrancó a mediados de los años noventa y se desarrolló durante las dos legislaturas del PP y la primera del Partido Socialista”.Se hace necesario remarcar que se trata, según Fernández Ordónez, de un aumento extraordinario del crédito del endeudamiento privado, para nada menciona, explícitamente, que es deuda de los bancos.

SEGUNDO.- El ex gobernador desveló que es inútil buscar chivos expiatorios en la reestructuración del sector financiero español y lo que hay que hacer es trabajar con serenidad para buscar soluciones. Se supone que con estas manifestaciones, en sede parlamentaria, se aplica la receta, que nunca falla, de mirar para otro lado y hacer como que aquí no ha pasado nada. La caída en desgracia del país y los 600.000 desahucios y los millones de parados son un ciclo natural consumido o una calamidad caída del cielo que con resignación y serenidad tenemos que aprender a vivir con ella.

TERCERO.- Cada gobierno nombra al Fiscal General del Estado y sitúa a un nuevo Gobernador en el Banco de España. A través del cargo de Fiscal General controla los delitos y a través del Gobernador los intereses de los señores del dinero favoreciendo su pecunia que los hace cada vez más ricos. El Banco de España ha demostrado ser un instrumento al servicio del poder económico y mientras tanto, en lugar de hacer bien su trabajo, se ha dedicado a pontificar desde su servicio de Estudios y Análisis, lanzando propuestas tan descabelladas como bajadas de salarios, subidas de impuestos y recortes a mansalva. El Banco de España culpa a los salarios de la destrucción de empleo y no se ha cansado de machacar, una y otra vez, que la falta de competitividad se debe a los altos salarios de los españoles. Una enajenación que trata de ocultar sus tremendos errores acentuando que la destrucción de empleo es a causa que la demanda disminuye, pero se obvia decir que no por afán ahorrador sino porque no hay dinero con que comprar. La culpa no la quiere nadie y menos la van a querer aquellos que han provocado el desastre del hundimiento del país que son los mismos que gobiernan o han gobernado. Hoy por hoy, las ayudas a la banca han supuesto el 47% del PIB con una deuda que supera el 100% cuando hace unos pocos años teníamos tan sólo un 36% uno de los porcentajes de endeudamiento más bajos del mundo. Los intereses de la deuda se hacen impagables y una tasa de desempleo, durante años, que no baja del 20%.

CUARTO: No hay razón alguna, aplicando las leyes del sentido común, que una población que ha cumplido con sus obligaciones fiscales, que ha contribuido a la riqueza del país con su esfuerzo laboral, que ha acatado las leyes al pie de la letra, y en definitiva tiene en su haber el haber cumplido todas y cada una de las obligaciones que se esperan de un pueblo integrado en un Estado de derecho se vea mermado en sus derechos fundamentales por unas incongruentes decisiones políticas. Las decisiones de nuestros representantes políticos están obligadas a que se adapten al sentido común, de lo contrario se pierde, totalmente, la capacidad de ejercer el buen gobierno de la nación. Las conclusiones del jurado elevadas a un veredicto considera a los 21 acusados responsables de la banca española se merecen juicio y castigo. A los responsables políticos los consideramos colaboradores necesarios del derrumbe de las finanzas del país.

QUINTO: Exigimos a los 21 acusados responsables de la banca española el retorno inmediato del dinero que recibieron por varios conceptos y conductos con cargo y repercusión a las arcas públicas. A este montante que se añadan los intereses legales y que cese toda clase de desgravaciones fiscales adicionales a las “ayudas”. La devolución de las cantidades recibidas será de una sola vez y en el caso de no satisfacer la inmediatez que se incaute el patrimonio personal de cada uno de ellos, en el bien entendido que las deudas, según las leyes que nos hemos dotado, se pagan con los bienes presentes y futuros, por lo que no tendrán segunda oportunidad. Exigir el retorno de las cantidades recibidas a las arcas públicas va acompañado de la inhabilitación para ejercer la llevanza mercantil de cualquier sociedad.

SEXTO: A los representantes políticos se les considera responsables del pecado capital de haber traicionado al pueblo español incubriendo el expolio de las arcas públicas con eufemismos cuando de lo que se trataba, en último extremo, era de un préstamo disfrazado de “ayudas a la banca” que nunca se dijo que fueran a fondo perdido. No obstante, se ha actuado como sí a sí fuera en lugar de establecerlo como deuda en todos sus conceptos: exigible, liquida y vencida. Sin vencimiento una deuda deja de ser deuda y se convierte en regalo. Aunque las “ayudas a la banca” se han tratado como secreto de Estado debe de existir un contrato que exigimos que se exhiba. La representación política merece juicio y castigo.

SÉPTIMO: Para evitar en el futuro que este holocausto no vuelva a ocurrir, el Jurado Popular, promueve a la sociedad española en que supere la democracia basada exclusivamente en el voto representativo y dirija sus esfuerzos en consolidar una democracia basada en el voto participativo. Hemos visto el resultado de delegar ciegamente el voto a unos impresentables e irresponsables, por su incapacidad, de representantes que una vez obtenido el voto se sienten legetimados a echar mano a la caja, desactivar los controles y actuar en manada de lobos engrandeciendo la corrupción que queda sin castigo.

OCTAVO: Como colofón, el Jurado Popular se manifiesta por mandato de los que aquí, voluntariamente, representamos epara agradecer a todos aquellos que han aportado su ayuda para que este Juicio a la Verdad se haya podido celebrar. Hemos extraído del Proceso a la Banca, como conclusión definitiva, que nadie de los de “arriba” nos va ayudar. Si pretendemos salir del laberinto en donde nos han metido tan solo dependerá de nosotros mismos por lo que auguramos esta alternativa como solución única. Dejamos este proceso de liberación abierto a la espera de las aportaciones, que como solución, se puedan implantar en la practica de una democracia participativa en la que nos empeñamos, en el día de pronunciar esta sentencia, con dedicación no exenta de esfuerzo. Nunca más nos dejaremos en manos de avariciosos, corruptos y desalmados. En un lugar de España, ha hablado el pueblo.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *